Actualidad

Transformación energética, un gran reto para Colombia

Manuel J García Suárez

En el mes de mayo de 2019, se llevó a cabo por parte del Ministerio de Minas y Energía (MME) con la participación del presidente de la República, Iván Duque Marquez, el lanzamiento de la Misión de la Transformación Energética para Colombia. La misión nace entre otros aspectos, por la preocupación de los diferentes actores, de cómo hacer que la innovación, la transformación digital y los cambios en las telecomunicaciones que se están dando en la industria eléctrica, garanticen la competitividad, la confiabilidad, y la responsabilidad social y ambiental.

La misión de los expertos incluía hacer propuestas concretas para los tópicos establecidos y sugerir estrategias básicas de como implementarlas, que a su vez involucren a los nuevos actores de mercado.

Este equipo de expertos, después de un trabajo de ocho (8) meses, que involucró reuniones con agentes del mercado, evaluación de experiencias internacionales y revisión de la literatura asociada al sector eléctrico, desplegó sus recomendaciones sobre cinco (5) focos principales:

Foco 1: Competencia, participación y estructura del mercado eléctrico. Con la inclusión de energías renovables, uno de los retos es el de mantener la estabilidad del sistema y seguir ofreciendo confiabilidad, por lo tanto, se considera el análisis del esquema del cargo por confiabilidad y evalúa cómo hacer más eficiente la formación de precios, dentro de los principios de confiabilidad y sostenibilidad, para beneficiar al usuario final del servicio de energía eléctrica.

Foco 2: El gas natural en la transformación energética. Abastecimiento, suministro y demanda. Involucra estrategias para lograr una coordinación más eficiente entre el gas y la generación de energía eléctrica, y dinamizar la oferta y la demanda del gas natural, aumentando su participación en las plantas de generación. Actualmente, el gas tiene una participación de menos del 12% en la generación de energía eléctrica. Se evaluaron cambios en el sistema de transporte de gas para asegurar el suministro con precios eficientes en el corto y mediano plazo.

Foco 3: Descentralización, digitalización y gestión eficiente de la demanda de energía. Este foco tiene que ver con los cambios tecnológicos que experimenta el sector energético. El usuario final ha sido tradicionalmente pasivo, pero con la introducción de las tecnologías de medición avanzadas, se requiere identificar cuales son los cambios necesarios en la estructura tarifaria para que el consumidor tenga un rol más predominante en el mercado y pueda tomar decisiones de consumo más eficientes y fundamentadas.

El curso de acción para lograr la transformación relacionado con el foco 3, debe considerar además que la base de la transformación digital del sector eléctrico, se basa en las Smart Grid, y aspectos relacionados, entre otros, Smart Ligthing y movilidad eléctrica. Es importante resaltar en cuanto a redes inteligentes, que se llevó a cabo desde finales del año 2016, un ejercicio de evaluación de las necesidades de transformación del sector eléctrico el marco de la iniciativa WEF “Grid Edge Transformation Colombia” desarrollada por el World Economic Forum (WEF, por sus siglas en inglés). Esta iniciativa tiene como objetivo identificar las acciones que acelerarán la transformación del sector eléctrico colombiano para apropiar los cambios de la revolución industrial y adaptarse a las necesidades de sus actores. En ese contexto, la iniciativa WEF se soportó en un trabajo articulado del Ministerio de Minas y Energía (MME), la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) y Colombia Inteligente para llevar a cabo las actividades del WEF en Colombia.

Foco 4: Cierre de brechas, cobertura y calidad del servicio. Focalización de subsidios. La Misión de expertos evaluó cómo lograr una asignación más eficiente de los subsidios, que permita enfocar los recursos donde realmente se requieren.

Foco 5: Revisión del marco institucional y regulatorio. Este foco analiza cómo aterrizar las distintas propuestas en un marco institucional y regulatorio que contribuya con los propósitos generales de una mayor competitividad, confiabilidad y responsabilidad ambiental y social. Los expertos formularon una serie de recomendaciones encaminadas a fortalecer y modernizar las instituciones y entidades del sector, y a lograr una mayor coordinación que les permita responder a los nuevos desafíos del sector eléctrico.

Este espacio, en un intento por organizar y documentar un estado del arte de los aspectos relevantes asociados al foco 5 y principalmente del foco 3, a fin de analizar cómo se podría contribuir con el objetivo planteado en el lanzamiento de la misión: hacer de Colombia el país con la matriz energética más limpia y sostenible del continente acorde con sus expectativas de crecimiento.

Plan Energético Nacional 2050. Situación actual y necesidades energéticas del país

El pasado 09 de enero de 2020, el Ministerio de Minas y Energía (MME) y la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) socializaron el plan energético nacional 2050 [6]. Este plan define el horizonte para los treinta (30) años siguientes, identificando oportunidades y trazando metas retadoras.

Uno de los aspectos más importantes planteados, es que los energéticos más utilizados para el año 2050 serán la energía eléctrica y el gas natural, de manera que se disminuya la utilización de combustibles líquidos en forma considerable. Se buscará que la proporción de consumo nacional del gas natural y la energía eléctrica, que hoy es del 30%, pase a ser del 46% en el 2050.

Según lo expresó la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, “Colombia ha dado un salto histórico que le permitirá aumentar 50 veces su capacidad instalada en fuentes no convencionales de energías renovables como la solar y la eólica, pasando de menos de 50 Megavatios en 2018 a 2 500 Megavatios en 2022”.

En el marco del panorama ya mencionado, las proyecciones del Plan Energético Nacional 2050 indican en su escenario más pesimista, que Colombia logrará reducir las emisiones de CO2 en un 22%, superando así los compromisos asumidos en el Acuerdo de Paris. Es decir que existen retos importantes que deben atenderse para poder lograr los cometidos identificados por el Ministerio de Minas y Energía (MME).

En el Plan de Abastecimiento de Gas Natural, para poder garantizar la oferta de gas en la transición energética, se debe garantizar la viabilidad de los proyectos de producción, como el desarrollo de infraestructura de transporte. Se requiere conectar algunos campos de producción con los centros de consumo, particularmente reforzando el Sistema Nacional de Transporte en el norte del país y fomentando el establecimiento de cargos de transporte que permitan la configuración de precios competitivos.

La diversificación de la matriz energética mediante la creciente inclusión de fuentes no convencionales requiere de soluciones de conexión para los proyectos de generación en desarrollo. La conexión es un problema latente, puesto que muchos de estos proyectos se encuentran en zonas de la costa atlántica como el departamento de la Guajira, en donde los sistemas de transmisión regional y nacional aún están por expandirse. Desde otra perspectiva, se requiere dar soluciones a asuntos sociales que involucran a las comunidades, aspectos legales y de seguridad nacional, como es el caso del gasoducto Buenaventura-Yumbo. Estos temas son relevantes para que sea posible negociar la energía producida en el Mercado de Energía Mayorista colombiano.

El estudio del PEN 2050, se basa en el supuesto de que las nuevas tecnologías generan ahorros y eficiencia energética, y que los vehículos eléctricos tendrán costos equiparables a los vehículos convencionales, pero debe tenerse en cuenta que el acceso a dichas tecnologías en general en Latinoamérica es costoso, porque son importadas.

Si bien la proyección del Plan Energético Nacional es optimista, los retos que se plantean son exigentes, e implican por lo tanto adoptar decisiones estratégicas por parte del gobierno nacional a fin de articular efectivamente los esfuerzos de todos los actores involucrados.

Misión de la Transformación Energética para Colombia. El Foco 3: Descentralización, digitalización y gestión eficiente de la demanda de energía. 

La cuarta revolución industrial está cambiando el mundo a una velocidad sin precedentes históricos, y por lo tanto Colombia debe prepararse para estar a la altura de este desafío. El papel de la transformación digital y la Industria 4.0 en la transición energética es absolutamente decisivo, y por lo tanto se deberá analizar desde el punto de la normatividad técnica, ligado a la legislación y a las nuevas tecnologías.

Con la Ley 142 de 1994 y Ley 143 de 1994, se transforman las actividades de los prestadores de servicios públicos y el sector eléctrico. Bajo estas leyes se promovieron los cambios y ajustes que se consideraban necesarios para tener un sistema mucho más confiable, con un aumento en la cobertura del servicio en el país de un 75.1% para aquella época, a niveles superiores al 96% en la actualidad.

El paradigma con el cual se desarrollaban los sistemas eléctricos, como la cobertura y la confiabilidad, ha cambiado alrededor del mundo. Ahora los avances tecnológicos permiten gestionar y operar el sistema eléctrico de una forma más eficiente, generando a su vez nuevas oportunidades y formas de negocio, todo esto de la mano con la preocupación de la sociedad y los gobiernos por la reducción del impacto ambiental.

La integración de la generación distribuida dentro del sistema eléctrico, trae como beneficio la reducción de pérdidas, el aprovechamiento de las fuentes de energía con menor impacto ambiental, la dinamización del mercado convirtiendo al cliente en un agente activo, todo esto con base en la medición inteligente, que se convierte en un aspecto básico para la implementación de nuevos servicios y funcionalidades dentro del sistema, porque gracias a su capacidad de ofrecer lecturas de los parámetros eléctricos en intervalos de tiempos mucho más reducidos, facilita la implementación de programas de respuesta a la demanda que fomenten la eficiencia energética.

El marco normativo actual y sobre el cual se desplegará un análisis más profundo de las implicaciones de cada uno, involucra principalmente el análisis de los siguientes documentos:

Decreto 1073 de 2015. Decreto Único Reglamentario del Sector Administrativo de Minas y Energía. Se expidió conforme a la política de transparencia que lidera el Gobierno Nacional y teniendo en cuenta el Documento CONPES 3816 del 2 de Octubre de 2014 «Mejora Normativa: Análisis de Impacto».

Ley 1715 de 2014. Esta ley incluye aspectos relacionados con los sistemas de medición avanzada, la utilización de fuentes no convencionales de energía, e involucra una primera definición de respuesta de la demanda.

Decreto 348 de 2017. A través de este decreto se modifican los lineamientos de política pública en materia de gestión eficiente de la energía y entrega de excedentes de autogeneración a pequeña escala.

Resolución 40072 del 29 de enero de 2018 y Resolución 40483 del 30 de mayo de 2019. El ministerio de minas y energía (MME) establece los lineamientos de política energética en materia de sistemas de medición avanzada (AMI) bajo estas dos resoluciones.

Plan nacional de desarrollo 2018-2022. El plan nacional de desarrollo se constituye en uno de los pactos transversales y habilitadores para la equidad “Pacto por la calidad y eficiencia de servicios públicos: agua y energía para promover la competitividad y el bienestar de todos”.

Ley 1964 del 11 de julio 2019. Por medio de la cual se promueve el uso de vehículos eléctricos en Colombia y se dictan otras disposiciones. La ley tiene por objeto generar esquemas de promoción al uso de vehículos eléctricos y de cero emisiones con el fin de contribuir a la movilidad sostenible y a la reducción de emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero mediante unos incentivos obligatorios y otros voluntarios.

Así mismo, la regulación vigente, presenta importantes transformaciones enfocadas hacia la evolución del sistema eléctrico tradicional. Es importante que los entes reguladores den respuestas claras y efectivas a los interrogantes que se generarán con la transformación, se superen los obstáculos que puedan ralentizar la misma y se establezca un panorama claro y equitativo para que los agentes y en general todos los actores, tengan las reglas claras para su participación. Un ambiente regulatorio propicio y estable, genera confianza entre todas las partes interesadas y fomenta la sana competencia.

A continuación, se presenta un panorama general de la regulación vigente que se analizará en otros artículos.

Resolución CREG 065 de 2012. Establece las normas de Calidad de Potencia eléctrica, aplicables al Sistema Interconectado Nacional.

Resolución CREG 070 de 1998. En esta resolución, la CREG establece el reglamento de distribución de energía eléctrica. El principal objetivo de esta resolución es la regulación de las actividades de transmisión regional (STR) y distribución local (SDL), con base en los principios de eficiencia, calidad, y neutralidad.

Resolución CREG 038 de 2014. Código de Medida, y normas complementarias. Surgió como modificación del Código de Medida contenido en el Anexo general del Código de Redes (CREG 025 de 1995) y que tiene como objetivo asegurar la confiabilidad de los resultados de medición de la energía en las fronteras comerciales que hacen parte del Sistema de Intercambios Comerciales (SIC).

Resolución CREG 071 de 2006 y 063 de 2010. En la Resolución CREG 071 de 2006, se adopta la metodología para la remuneración del Cargo por Confiabilidad en el Mercado Mayorista de Energía y se establecen los Anillos de Seguridad como un conjunto de mecanismos orientados a facilitar el cumplimiento de las Obligaciones de Energía Firme. Estos mecanismos son: el Mercado Secundario de Energía Firme, las Subastas de Reconfiguración, la Demanda Desconectable Voluntariamente y la Generación de Última Instancia.

Resolución CREG 011 de 2015. Mediante esta resolución se adoptan las normas para regular el programa de respuesta de la demanda, RD, para el mercado diario en condiciones críticas del sistema, la cual hace referencia a los usuarios que tienen la capacidad de efectuar desconexión de su carga de manera voluntaria en caso de que sea requerido por el sistema, demanda que se considerará para la liquidación de las transacciones en el Mercado Mayorista. La compensación que reciben los usuarios que se acojan al programa de RD será la diferencia del precio de bolsa y el precio de escasez por la energía reducida.

Resolución CREG 015 de 2018. A través de esta resolución el ente regulador presentó la nueva metodología para la remuneración de la actividad de distribución en el Sistema Interconectado Nacional (SIN), que contiene varios cambios estructurales del esquema regulatorio, donde se pasa de una remuneración a Valor Neto de Realización (VNR) de los activos a un esquema Building Block. Aspectos que tienen que ver además con el Decreto 388 de 2007,por el cual se establecen las políticas y directrices relacionadas con el aseguramiento de la cobertura del servicio de electricidad, que debe seguir la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, al fijar la metodología de remuneración a través de Cargos por Uso de los Sistemas de Transmisión Regional y Distribución Local de energía eléctrica en el Sistema Interconectado Nacional”.

Resolución CREG 030 de 2018. En esta resolución la CREG regula las actividades de autogeneración a pequeña y gran escala (hasta 5 MW) y de generación distribuida en el Sistema Interconectado Nacional.

Documento 077 de 2018. Como respuesta a lo dispuesto en la resolución 40072 del 29 de enero de 2018, la CREG lanza este documento donde recopila los conceptos fundamentales para la implementación de sistemas AMI. En este sentido efectúa una revisión de experiencia nacional en el tema a través de los diferentes operadores de red.

En la NTC 6079 “Requisitos para sistemas de infraestructura de medición avanzada (AMI) en redes de distribución de energía eléctrica”. Se establecen los requerimientos mínimos que deben cumplir los sistemas AMI para su operación y gestión. Se realiza en esta norma una definición de requisitos para cada uno de los módulos que componen el sistema.

Reglamentos Técnicos aplicables al sector:

  • Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas, RETIE, aprobado por última vez mediante Resolución 90708 de 2013 y sus modificaciones.
  • Reglamento Técnico de Alumbrado Público e Iluminación, RETILAP, aprobado por última vez mediante Resolución 90980 de 2013 y sus modificaciones.
  • Reglamento Técnico de Etiquetado, RETIQ, aprobado mediante Resolución 41012 de 2015 y sus modificaciones.
  • Reglamento Técnico para Redes Internas de Telecomunicaciones, RITEL, expedido mediante Resolución de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), 5405 de 2018.

Con la transformación energética, Colombia inicia el camino para que la disrupción tecnológica de la cuarta revolución industrial facilite un mejor servicio, a precios más competitivos para los usuarios. Los equipos de ingeniería a todos los niveles tendrán que desarrollar los escenarios que permitan materializar las estrategias que defina la misión de expertos, por lo tanto, debe ser una meta de todos, hacer a las empresas del sector más competitivas, eficientes, rentables, ambientalmente sostenibles, con proyección internacional y promover un rol más activo del usuario de energía con la introducción de nuevas tecnologías como los medidores inteligentes, que le permitan tomar mejores decisiones de consumo.

Para contribuir de manera activa con el proceso de Transformación Energética, debemos entender primero el panorama actual desde el punto de vista técnico, normativo, y regulatorio, identificar problemáticas visualizándolas como retos a vencer, evaluar capacidades y recursos disponibles, proponer soluciones, y finalmente desplegar unos planes de acción. Comencemos entonces, con el análisis del sector eléctrico, sus retos y oportunidades.